EL INTERIOR DEL CANNABIS

Historia del cannabis

El cannabis es una de las plantas medicinales conocidas más antiguas. En casi todos los manuales antiguos sobre medicina vegetal se suele describir en forma de una tintura o un té. En antiguas momias egipcias se han encontrado indicios del uso de cannabis como alimento o medicina.

La evidencia arqueológica indica que fue cultivada en China para alimentos y fibra hace 10.000 años. Por aquel entonces la planta se extendió de Asia a África y por Medio Oriente. Posiblemente llegó a Europa alrededor del 500 a. C. En 1545, el cannabis fue introducido en el hemisferio occidental por los españoles, que lo importaron a Chile para su uso como fibra. En América del Norte, el cannabis, en forma de cáñamo, se cultivó para uso industrial en la fabricación de cuerdas, ropa y papel.

El uso medicinal del cannabis fue introducido recientemente en Europa por un joven médico irlandés llamado William O’Shaughnessy, aproximadamente en el año 1840. Sirvió a la Compañía de las Indias Orientales Británicas, y mientras estaba en la India, reconoció el extendido uso medicinal del cannabis. Durante las décadas siguientes, el cannabis obtuvo un corto período de popularidad en Europa y los Estados Unidos. En este momento, docenas de diferentes preparados medicinales estaban disponibles con cannabis como ingrediente activo. Se recomendaron para indicaciones tan diversas como calambres menstruales, asma, tos, insomnio, como ayuda para el parto, la migraña, la infección de garganta y para la retirada del uso de opio.

Como no existían herramientas para el control de calidad en ese momento, era imposible preparar un medicamento estandarizado. Los pacientes a menudo recibían una dosis que era demasiado baja, sin efecto, o demasiado alta, lo que resulta en efectos secundarios graves. Debido a estos inconvenientes, el uso medicinal del cannabis desapareció lentamente a comienzos del siglo xx. Su lugar fue tomado en gran parte por drogas basadas en el opio, como la codeína y la morfina.

El cannabis desapareció gradualmente de todas las farmacopeas occidentales. A finales de los años cincuenta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que el cannabis y sus preparados ya no cumplían ningún propósito médico útil y, por lo tanto, eran esencialmente obsoletos. En 1961, en virtud de la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes, el cannabis y sus productos se definieron como narcóticos peligrosos con un alto potencial de abuso. La convención única prohíbe la producción y el suministro de cannabis, excepto con licencia para fines específicos, como el tratamiento médico y la investigación. También insta a los estados miembros a asegurar que la política nacional de drogas cumpla con este tratado internacional de drogas. Por lo tanto, el cannabis medicinal solo puede ponerse a disposición de los pacientes mediante el establecimiento de un programa nacional de cannabis medicinal dirigido por el gobierno. Países como los Países Bajos, Alemania, Italia, Canadá, Australia y la República Checa ya tienen un programa oficial de cannabis que funciona conforme con lo dispuesto en la Convención Única.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search