CUIDADO DE LA SALUD

Aceite de cannabis

  • El aceite de cannabis es un extracto concentrado obtenido por extracción de las flores o de las hojas secas de la planta de cannabis. En realidad, no es un aceite, sino que deriva su nombre de su aspecto pegajoso y aceitoso. El propósito de producir aceite de cannabis es hacer que los cannabinoides y otros componentes beneficiosos, como los terpenos, estén disponibles de una forma altamente concentrada.El aceite de cannabis medicinal extraído de las variedades estandarizadas de Bedrocan solo está actualmente disponible en los Países Bajos, Alemania y Canadá.

Las farmacias en muchos países donde se regula el cannabis medicinal están autorizadas a combinar aceites a partir de material de la planta de cannabis estandarizado (cannabis en flor). Los pacientes deben recibir una receta de su médico para utilizar aceites que se deben dispensar y utilizar con fines medicinales.

Las compañías farmacéuticas que producen aceites están sujetas a una licencia de producción farmacéutica para medicamentos controlados, emitida por reguladores gubernamentales. Actualmente no hay compañías farmacéuticas que produzcan aceite de cannabis como medicamento. Esto podría cambiar en el futuro cuando un método de producción estandarizado y certificado por las BPF esté disponible, estableciendo los estándares para la producción de aceite de cannabis como producto farmacéutico.

El farmacéutico prepara el aceite medicinal de cannabis en la farmacia Transvaal, Países Bajos

Estado no regulado

En general, los métodos de preparación para el aceite de cannabis no regulado son relativamente simples. No usan equipos altamente especializados y utilizan disolventes de fácil acceso como el éter de petróleo, la nafta, el alcohol y el aceite de oliva. Por esta razón, las personas que tienen acceso al material de la planta de cannabis, de fuentes legales o ilegales, pueden prepararlo en casa por sí mismos.

Estos extractos ricos en cannabinoides pueden representar riesgos para los pacientes que los consumen. Normalmente se desconoce la composición exacta de los diferentes aceites disponibles. No se comprueba la calidad de los laboratorios externos certificados para detectar la presencia de disolventes residuales o contaminantes como microbios, pesticidas, metales pesados o micotoxinas. La falta de estandarización, tanto del material de partida de cannabis como de los aceites, hace imposible evaluar completamente sus efectos terapéuticos en el tiempo y, por lo tanto, su valor medicinal.

En consecuencia, existe una necesidad significativa de normalizar y controlar los extractos de cannabis y de regular su distribución como medicamentos potenciales.

Aceite de CBD

En los últimos años ha surgido un gran mercado no regulado para los aceites de CBD (cannabidiol). Normalmente, estos productos son extractos concentrados de cepas de cannabis tipo fibra (cáñamo), que contienen grandes concentraciones de CBD, pero insignificantes de THC.

En la mayoría de los países está prohibido crear aceite a partir de cannabis, porque el cannabis es una sustancia controlada (es decir, una droga ilegal). Sin embargo, el CBD, a diferencia del THC, no es un fármaco controlado y las regulaciones son mínimas, en comparación con el THC, en muchos lugares de todo el mundo. Esto ha llevado a la aparición en el mercado internacional de numerosos extractos ricos en CBD. La mayoría de estos extractos contienen niveles bajos de CBD y altos niveles de ácido de CBD, el componente natural de la planta de cannabis fresco, antes de que se caliente.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search