Novedades

En esta sección de Novedades, encontrará una selección de artículos que se publicaron en nuestro boletín. Para consultarlos todos, vaya a nuestro Archivo.

Los estudios internacionales lo demuestran: no hay diferencia entre el cannabis ‘Sativa’ y el ‘Indica’

El sector del cannabis debe ser más crítico con su propia información. De acuerdo con las investigaciones de las universidades Dalhousie de Canadá y Wageningen University & Research, las indicaciones de Indica y Sativa en el cannabis suelen ser erróneas y confusas. Los pacientes y los consumidores deberían disponer de un enfoque más científico. Los investigadores analizaron cientos de muestras de cannabis. El estudio demuestra que la composición genética y química del cannabis analizado a menudo no se corresponde con la etiqueta habitual de cannabis Indica o Sativa.

Las etiquetas de cannabis suelen ser erróneas y confusas

Los resultados se han publicado recientemente en la destacada revista internacional Nature Plants. Robin van Velzen, experto en plantas de la Universidad Wageningen University, además de asociado a Bedrocan, participó en la investigación.

Los términos Indica y Sativa suelen utilizarse para clasificar el cannabis. La creencia general es que estas dos variedades están relacionadas con determinados efectos psicoactivos. El efecto de la variedad Sativa suele describirse como psicoestimulante, mientras que el de la variedad Indica se considera relajante y calmante. Además, a menudo se sugiere que las etiquetas informan sobre el patrimonio genético.

Indica or Sativa - how the industry classifies

Sin embargo, el estudio demuestra que las plantas con la etiqueta Sativa no son más parecidas genéticamente que las plantas con la etiqueta Indica. Además, químicamente estas dos etiquetas coinciden en gran medida.

“En todo el mundo, los cultivadores etiquetan sus variedades de cannabis de forma bastante subjetiva con los términos ‘Indica’ y ‘Sativa’. No es un procedimiento científico. Por desgracia, los comercios y los consumidores no pueden fiarse de las etiquetas de los envases,” afirma el doctor Sean Myles, profesor titular de la Facultad de Agricultura de la Universidad Dalhousie y autor principal del estudio.

“La opinión científica mayoritaria es que el uso actual de las etiquetas Indica y Sativa es confuso: estas etiquetas no proporcionan información fiable sobre la composición genética o química de la planta”, continúa Myles.

Terpenos

La investigación demuestra que es genéticamente imposible comprobar si una planta de cannabis es Indica o Sativa. Los genes no se diferencian. “Lo que ante todo revela nuestro estudio es que no solo hay que fijarse en esa información, sino también en las características de los terpenos”, afirma Van Velzen. “Por ejemplo, el cannabis etiquetado como Sativa suele contener mayores concentraciones de monoterpenos, con aromas parecidos al té y afrutados, mientras que las muestras de Indica normalmente contienen más terpenos con olor a tierra, como el mirceno, el guaiol, el gammaelemeno y el gammaeudesmol.”

Pero la distinción que encontraron los investigadores no es convincente: “En realidad son los terpenos los que marcan la diferencia. Las características químicas generales, como la genética, no presentan una diferencia clara de un etiqueta a otra. Además, solo encontramos un pequeño número de regiones en el genoma del cannabis que puedan aportar el aroma a tierra vinculado a la etiqueta Indica”, afirma Van Velzen.

También es sorprendente que las muestras de cannabis que se venden con el mismo nombre, como “Lemon Haze” u “OG Kush”, podrían diferenciarse genéticamente entre sí igual que las muestras con nombres distintos.

Según Van Velzen: “A diferencia de otras importantes especies de plantas, el etiquetado del cannabis es muy poco fiable. Esto es especialmente perjudicial para los pacientes que utilizan el cannabis como producto médico”.

Bedica

Bedrocan informa de las características de los terpenos de cada producto en su página web y hace la distinción entre Indica y Sativa de cada producto porque muchos pacientes necesitan dicha información. El producto Bedica se comercializa como variante Indica. Según Van Velzen: “Los terpenos habituales, como el mirceno o el gammaeudesmol, también están en Bedica. En ese sentido, nuestro etiquetado está en línea con nuestros descubrimientos.”

En opinión de los investigadores, el sector debería ser más transparente con las composiciones químicas. “Especificar la composición real de terpenos, en lugar de un nombre poco definido como Indica o Sativa. Afortunadamente, ya hay bastantes empresas que lo hacen, pero faltan unos criterios estandarizados y una convención para los nombres. La información fiable es fundamental, y mucho más en la práctica médica”, concluye Van Velzen.

Sean Myles y Sophie Watts en Bedrocan Series

El viernes 5 de noviembre, Sean Myles y Sophie Watts del equipo de investigación de la Universidad de Dalhousie serán invitados a Bedrocan Series. Durante este seminario web, contarán más sobre la investigación y sus resultados. ¿Desea saber más? ¿O ya ha reservado un lugar para el webinar? Haga clic aquí.

Vapear y vaporización

En los medios de comunicación se ha hablado mucho de los riesgos de vapear. Este artículo Vapear y vaporización analiza las diferencias entre vapear y la administración de cannabis en flor mediante vaporización.

No todos los vaporizadores son iguales

Muchos de nosotros hemos oído hablar de vaporizadores y, al instante, pensamos en los cigarrillos electrónicos o vapeadores. Sin embargo, estos no son los únicos tipos de dispositivos disponibles. Los vaporizadores (como dispositivos médicos) para la administración de cannabis en flor [1] son, de hecho, muy diferentes de los vapeadores o cigarrillos electrónicos. El vapor no contiene nicotina ni lleva sustancias como el propilenglicol líquido o el glicerol, vitaminas o sabores sintéticos. [i] [ii] [iii] Las grandes nubes de vapor socialmente intrusivas de los «cigarrillos electrónicos» no se aplican al uso medicinal del cannabis en flor por vaporización.

Los dispositivos de vaporización no incluyen líquidos, sino cannabis seco, que se calienta mediante un control exacto de la temperatura, lo que libera de manera eficiente los ingredientes activos sin productos tóxicos derivados.

Los dispositivos de vaporización ofrecen a los pacientes un sistema de consumo eficaz, seguro, y fácil de utilizar para el cannabis en flor. [iv] [v] El vapor inhalado contiene THC, CBD y terpenos [2] en cantidades constantes y medibles. El uso de un dispositivo vaporizador de alta calidad evita las desventajas respiratorias de fumar [vi] y de la inhalación de los compuestos de vapeadores líquidos.

Cannabis en flor de calidad farmacéutica

Para que la vaporización sea verdaderamente efectiva, el producto de cannabis que se utiliza debe ser de calidad farmacéutica. El cannabis en flor totalmente estandarizado asegura la composición de la dosificación, la repetibilidad y la capacidad del paciente y del prescriptor de ajustar eficazmente la dosis por titulación. El cannabis en flor de calidad farmacéutica también es necesario desde el punto de vista de la seguridad del paciente: está libre de contaminantes, como microbios, pesticidas, metales pesados y otros compuestos tóxicos, cualidades que hacen que el vapor sea seguro para la inhalación en los pulmones.

Vapear y vaporización

Una vía de administración eficiente

La vía de administración más eficiente del cannabis medicinal es por inhalación. De hecho, la administración por inhalación es una manera rápida de inducir niveles de suero medibles de cannabinoides. [vii]

Un dispositivo médico de vaporización, en comparación con el tabaquismo o el vapeo, [3] reduce drásticamente las concentraciones de compuestos tóxicos como el monóxido de carbono, el amoniaco y los carbohidratos poliaromáticos (CPA). En comparación con el tabaquismo, son posibles mayores niveles terapéuticos de THC, así como una extracción y una distribución constantes y reproducibles del THC. [viii] [ix]

El vapor es rápidamente absorbido por los pulmones, permitiendo que los pacientes titulen efectivamente para optimizar su dosis en función de la gravedad de los síntomas, la tolerabilidad y la evitación de efectos secundarios. El inicio rápido de los efectos del uso de cannabinoides inhalados permite una titulación más sencilla de la dosis, mientras que los productos estandarizados de cannabis permiten a los pacientes administrar una dosis exacta. [vi] [x][xi][xii]

Perspectivas del paciente y la oferta de opciones terapéuticas

Los prescriptores, los farmacéuticos y los pacientes deben conocer las diferencias entre los «cannabinoides para vapear» y el «cannabis en flor para vaporización».

La importancia de la vaporización se subraya en las encuestas sobre el uso de los pacientes. La mayoría de los encuestados informan de puntuaciones más altas de satisfacción (aprobación) con la administración por inhalación. En general, con la planta entera, los medicamentos a base de cannabis herbario recibieron puntuaciones más altas que otros productos que contenían cannabinoides aislados. [xiii] [xiv]

Los pacientes buscan un vaporizador fiable, asequible y portátil para administrar el cannabis en flor. Actualmente se está realizando una investigación dedicada a avanzar la tecnología de administración. Algunos ejemplos de grandes novedades en los dispositivos de vaporización, que utilizan cannabis en flor estandarizado, incluyen el vaporizador Volcano®, el vaporizador Mighty Medic (Storz & Bickel) [xv] [xvi] [xvii] y el inhalador Syqe® (Syqe Medical) [xviii] [xix].  Todos los dispositivos han confiado en el cannabis en flor estandarizado de Bedrocan para sus pruebas de calidad y ensayos clínicos.

Los dispositivos en forma de vaporizador médico, con dosis estandarizadas, subrayan la garantía de calidad, la seguridad y la eficacia. Con estos avances técnicos de administración, fumar cannabis en flor pronto puede ser algo del pasado. Con el respaldo de estudios científicos adecuados, el cannabis en flor se convertirá en una terapéutica aceptable entre pacientes, prescriptores y autoridades reguladoras. [xx]

Pensar en el futuro: decisiones políticas críticas

Debe reconocerse que, con frecuencia, los vapeadores para inhalación de cannabinoides no se someten a ningún tipo de pruebas técnicas o clínicas. Por el contrario, y en comparación, hay diversos dispositivos para administrar cannabis en flor por vaporización que cuentan con sólidos estudios clínicos y técnicos.

En lo que respecta a la administración, las políticas futuras deben ser claras y obvias. Por ejemplo, en Países Bajos, Alemania, Australia y Nueva Zelanda, se disuade activamente de fumar cannabis en flor o no se permite, respectivamente. Pero las directrices clínicas apoyan el consumo de cannabis en flor para inhalación cuando se administra por vaporización.

Aunque hay similitudes entre los métodos de administración —el vapeo frente a la vaporización—, una prohibición absoluta de la inhalación o con dispositivos de vaporización para administrar cannabis en flor no tendría ningún sentido. Esto repercutiría en las opciones de la administración y en las opciones de los prescriptores y los pacientes. También afectaría a su uso válido en los hospitales y hospicios, en los centros de reposo y en los entornos domésticos.

[1] El cannabis en flor de calidad farmacéutica totalmente estandarizado son las flores secas enteras de la planta de cannabis, que se estandariza genética y químicamente, de conformidad con la normativa farmacéutica, con una composición definida de cannabinoides y terpenos. Además, está libre de contaminantes, como contaminantes microbianos (mohos, hongos y bacterias), pesticidas (residuos), aflatoxinas, impurezas y metales pesados.

[2] Los terpenos son uno de los componentes principales del Cannabis sativa. Responsables del aroma de la planta, los terpenos también pueden actuar en sinergia con los cannabinoides. x

[3] Cuando se administra cannabis en flor de calidad farmacéutica.

Referencias

[i] Douglas, H., Hall, W., Gartner, C. (2015). E-cigarettes and the law in Australia. Australian Family Physician. 44 (6): 415-418.

[ii] Jensen, P., Luo, W., Pankow, J., Strongin, R., Peyton, D. Hidden formaldehyde in e-cigarette aerosols. New England Journal of Medicine. 372 (4): 392-393.

[iii] Editorial and Review (2019). E-Cigarettes and Vaping-Related Disease. New England Journal of Medicine. Online: https://www.nejm.org/vaping

[iv] Eisenberg, E., Ogintz, M., Almog, S. (2014). The pharmacokinetics, efficacy, safety, and ease of use of a novel portable metered-dose cannabis inhaler in patients with chronic neuropathic pain: A Phase 1a study. Journal of Pain & Palliative Care Pharmacotherapy. 28:216–225.

[v] Hazekamp, A., Ruhaak, R., Zuurman, L., van Gerven, J., Verpoorte, R. (2006). Evaluation of a vaporizing device (Volcano) for the pulmonary administration of tetrahydrocannabinol. Journal of Pharmaceutical Sciences. 95(6):1308-17.

[vi] Pomaahcova, B., Van der Kooy, F., Verpoorte, R. (2009). Cannabis smoke condensate III: the cannabinoid content of vaporised Cannabis sativa. Inhalation Toxicology. 21(13): 1108-12.

[vii] Grotenhermen, F. (2003). Pharmacokinetics and pharmacodynamics of cannabinoids. Clinical Pharmacokinetics. 42: 327-360. Also, Grotenhermen, F. (2004). Clinical pharmacodynamics of cannabinoids. Journal of Cannabis Therapeutics. 4(1): 29-78.

[viii] Abrams, D., Vizoso, H., Shade, S., et al. (2007) Vaporization as a smokeless cannabis delivery system: a pilot study. Clinical Pharmacology and Therapeutics. 82 (5): 572 – 8.

[ix] Gieringer, D., Laurent, J., Goodrich. (2004). Cannabis Vaporizer Combines Efficient Delivery of THC with Effective Suppression of Pyrolytic Compounds. Journal of Cannabis Therapeutics. 4(1)

[x] Hazekamp and Heerdink (2013). The prevalence and incidence of medicinal cannabis on prescription in The Netherlands. The European Journal of Clinical Pharmacology.

[xi] Van de Donk, T., Niesters, M., Kowal, M., Olofsen, E., Dahan, A., Van Velzen, M. (2019). An experimental randomized study on the analgesic effects of pharmaceutical-grade cannabis in chronic pain patients with fibromyalgia. Pain; 160: 860–869.

[xii] Russo, E. (2011). Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects. British Journal of Pharmacology. 163: 1344–1364.

[xiii] Hazekamp, A., Ware, M., Muller-Vahl, K., Abrams, D., Grotenhermen, F. (2013). The medicinal use of cannabis and cannabinoids: An international cross-sectional survey on administration forms. Journal of Psychoactive Drugs. 45 (3), 199–210.

[xiv] de Hoop, B., Hazekamp, A., Kopsky, D., Wijnkoop, L. (2016). Experiences and motives of medicinal cannabis patients: A cross-sectional questionnaire. Radboud Universiteit Nijengen, the Netherlands. (Unpublished work)

[xv] The Volcano® Medic vaporizer medical device is listed on the Medical Devices Active Licences Listing (Health Canada), licence No.: 82405.

[xvi] Hazekamp, A., Ruhaak, R., Zuurman, L., van Gerven, J., Verpoorte, R. (2006). Evaluation of a vaporizing device (Volcano) for the pulmonary administration of tetrahydrocannabinol. Journal of Pharmaceutical Sciences. 95(6):1308-17.

[xvii] Pomahacova, B., Van der Kooy, F., Verpoorte, R. (2009). Cannabis smoke condensate III: the cannabinoid content of vaporised Cannabis sativa. Inhalation Toxicology. 21(13):1108-12.

[xviii] Eisenberg, E., Ogintz, M., Almog, S. (2014). The pharmacokinetics, efficacy, safety, and ease of use of a novel portable metered-dose cannabis inhaler in patients with chronic neuropathic pain: A Phase 1a study. Journal of Pain & Palliative Care Pharmacotherapy. 28:216–225.

[xix]  Vulfsons S, Ognitz M, Bar-Sela G, Raz-Pasteur A, Eisenberg E (2019). Cannabis treatment in hospitalized patients using the SYQE inhaler: Results of a pilot open-label study. Palliative and Supportive Care, 1–6.

[xx] Van de Donk, T., Niesters, M., Kowal, M., Olofsen, E., Dahan, A., Van Velzen, M. (2019). An experimental randomized study on the analgesic effects of pharmaceutical-grade cannabis in chronic pain patients with fibromyalgia. Pain; 160: 860–869.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.

Empiece a escribir y presione enter para buscar

Analytical Testing Medicinal Cannabis By Bedrocan 16 1 150x150
Fumar cannabis frente a la vaporización